Hace poco nos sorprendía la noticia: el gigante Zara iba a revolucionar -una vez más- la experiencia de compra en sus tiendas con la incorporación de probadores ‘inteligentes’. Parece que la idea de Inditex ha resonado con fuerza entre las marcas de primera línea y, especialmente, en Ralph Lauren. Y es que la firma estadounidense, en colaboración con Oak Labs, ha decidido dar su mayor salto al mundo digital dentro de sus tiendas físicas. Así, el espacio que el gigante de la moda ocupa en la Quinta Avenida de Nueva York ha sido el punto de partida para instalar sus denominados ‘espejos virtuales’.

El nuevo fichaje de Ralph Lauren, al igual que el de Zara, permitirá a los clientes cambiar la talla o el color de las prendas sin tener que salir del probador. Pero uno de los grandes de la moda no se iba a conformar únicamente con esas funcionalidades, de modo que al cerrar las cortinas, el usuario tendrá al alcance de la mano una serie de opciones inimaginables hasta este momento. Entre ellas, podremos ajustar la iluminación del espacio entre las diferentes tonalidades existentes, escoger el idioma de atención -chino, japonés, italiano, español, portugués e inglés- o pedir asistencia en el momento.

ralph-lauren-probador1

Pero lo más interesante es la capacidad de este sistema para identificar todas y cada una de las prendas con las que entremos al probador. Nada más poner un pie en el interior, todos los elementos escogidos aparecerán en la pantalla digital del espejo. A partir de ahí, cambiar su color o escoger la talla adecuada será cuestión de segundos. ¿Y si finalmente no compramos nada? En ese caso, el sistema permite la opción de enviar al móvil toda la información sobre las prendas y complementos. De este modo, el usuario puede tener al alcance de la mano aquellas piezas que desea comprar -bien online o en su próxima visita a la tienda- o, incluso, crear sus propias wishlists personales.

ralph-lauren-probadores

No es la primera vez que Ralph Lauren demuestra su intención de permanecer a la vanguardia tecnológica. De hecho, la marca quiso sorprender en su momento con sus ‘polos inteligentes’. Sin embargo, este nuevo paso del fabricante textil pone de relieve el gran esfuerzo que las firmas de moda tratan de hacer para brindar la mejor de las experiencias en el interior de sus tiendas. Un esfuerzo basado en la personalización que, sin duda, permitirán a los comercios situarse en un nivel superior y ofrecer aquello que, por el momento, no podemos disfrutar a través de la compra online.