La Navidad es época de celebraciones, reuniones con amigos y la familia… Y muchas veces ocurre que, cuando estamos invitados a una cena, no sabemos qué llevar. Al final, la mayor parte de las veces recurrimos a la típica botella de vino. Por ello os proponemos una idea DIY muy fácil -¡y baratita!- para que la próxima vez que te decidas por este detalle lo presentes de una manera distinta y muy divertida en estas bolsas de papel con alegres mensajes. En total hay cuatro diseños, dos de ellos están pensados expresamente para estas Navidades, mientras que los otros dos nos servirán para cualquier época del año.

BOLSAS DIY DE PAPEL DECORADAS

LO QUE NECESITAS

Papel craft

Pegamento en barra

Tijeras

Rotulador negro

Impresora

Papel de calco

Regla

PASO A PASO

Cogemos el papel craft y trazamos con lápiz y regla la plantilla sobre la que construiremos nuestras bolsas en la cara posterior del mismo y sin apretar demasiado. El papel craft lo podemos encontrar en grandes papelerías e incluso en las típicas tiendas de chinos. En mi caso lo conseguí en una de estas últimas. Es mejor cogerlo en formato de rollo, ya que de este modo no tendremos problemas al dibujar la plantilla por temas de medidas. Pinchando en este enlace podéis ver en un PDF un esquema con todas las medidas -¡atención! solo es una guía, las medidas no son proporcionales-.

Una vez tengamos marcadas todas las líneas recortamos la silueta con unas tijeras. Para que después el proceso sea más sencillo, marcamos la doblez de todas las líneas que hemos trazado. De esta manera, luego será mucho más fácil crear la bolsa una vez tengamos los dibujos sobre el papel. Si habéis comprado el papel en rollo, comprobaréis que ha adquirido la forma curva de éste. Esto se soluciona planchando el papel con un trapo o toalla encima para no quemarlo.

Con el papel estirado y las líneas ya dobladas, borramos el lápiz. Una vez hecho damos la vuelta al papel para comenzar a dibujar nuestros mensajes sobre el papel. Al final del párrafo tenéis los enlaces a cada uno de ellos para que únicamente tengáis que imprimirlos. Para que a la hora de plasmar los dibujos sobre el papel craft sea más fácil, recortamos la silueta de cada uno de ellos dejando en torno a uno o dos centímetros de espacio en blanco. Así podremos calcar el dibujo mejor y ajustar de manera precisa a los márgenes de la cara de la bolsa. Calcamos los dibujos en el segundo rectángulo comenzando por la izquierda de nuestra plantilla. Cuando tengamos calcados los dibujos los repasamos con un rotulador negro tipo Edding de punta fina. 

Una vez acabemos es momento de montar las bolsas. En primer lugar pegamos con pegamento de barra y hacia la parte interior de la bolsa las dos pestañas situadas en la parte contigua a las caras de las bolsas. Seguidamente hacemos lo mismo con las cuatro pestañas que conformarán la base de la bolsa. Para que queden bien pegadas presionamos con algún objeto alargado como, por ejemplo, una botella ;)

Vamos a por el último paso: cerrar las bolsas. Antes de nada, ¡acordaros de meter dentro la botella!. Como comprobaréis, en este momento tenemos una bolsa completamente cuadrada. Lo que haremos es meter hacia dentro y con cuidado de no arrugar demasiado el papel las dos caras laterales para que queden como podéis ver en la imagen. Una vez lo tengamos cogemos las pestañas superiores que sobresalen y las doblamos hacia adelante.

Es el momento de sujetarlas para cerrar la bolsa. Con un punzón o tijeras atravesamos esta doblez a unos tres centímetros de cada lado. Cortamos el lazo -debemos tener en cuenta que lo ataremos después para que no se nos quede corto- e introducimos una de las puntas de atrás hacia adelante. Repetimos el mismo proceso con la otra punta del lazo y el otro agujero, de manera que para concluir nuestro DIY solo tendremos que coger las dos puntas y hacer un lazo en la cara del dibujo.

¿Qué os parecido esta idea DIY para animar vuestras reuniones con amigos y familia? ¿Os animaréis a hacerlas?