Hoy quiero compartir con vosotros la receta de un canapé que descubrí el verano pasado durante mis vacaciones y que, desde que volví, no he parado de repetir en innumerables ocasiones. Para reuniones en familia o con amigos, o incluso en tostas para una cena en los días de diario… Estoy segura de que este canapé de pimientos rojos y lomo sin duda os sorprenderá por su contraste de sabores dulces y salados.

En la ficha tenéis los ingredientes necesarios para cinco canapés como los de la imagen, ¿os animáis a probarla?.

CANAPÉ DE PIMIENTOS ROJOS Y LOMO

INGREDIENTES

1 Pimiento rojo

Boquerones en vinagre

Lomo

1 Cebolla grande

1 Cucharada de azúcar moreno

2 Cucharadas de vinagre de módena

Aceite

PASOS A SEGUIR

Asamos los pimientos rojos. Para ello primero los lavamos bien, los secamos y los colocamos en la bandeja de horno. Cada uno tiene su propio modo de asarlos, en mi caso he seguido la manera en la que mi madre siempre los ha hecho. Los metemos al horno durante unos 30 minutos y los ponemos a gratinar poco a poco, de modo que según veamos que la piel se va tostando los giramos hasta que estén igual por todos los lados. Cuando estén listos los sacamos y los dejamos enfriar para posteriormente quitarles la piel y las pepitas.

Para hacer la cebolla caramelizada ponemos aceite en una sartén y la cebolla partida en finos aros a fuego lento. Cuando esté pochada añadimos una cucharada de azúcar moreno -si no se tiene también podemos usar azúcar normal- y removemos hasta que se deshaga. Por último echamos 2 cucharadas de vinagre de Módena y cuando esté bien mezclado retiramos la sartén del fuego.

Ahora comenzaremos a montar los canapés. Cortamos el pan en rebanadas y, si queréis que quede un poco más crujiente, lo tostamos. Ponemos sobre cada rebanada una fina capa de la cebolla caramelizada y sobre ésta el pimiento rojo cortado en pequeñas tiras. En un extremo del canapé colocamos un boquerón en vinagre y en el lado opuesto el lomo.

Ya tenemos listos nuestros canapés de pimiento rojo y lomo. Como veis no tienen demasiada complicación, por lo que son una alternativa perfecta para llevar a la mesa en cualquier ocasión. Si decidís probarlos, ¡contadnos qué os ha parecido!