Para merendar o como tentempié a media mañana, como ingrediente estrella en postres e incluso en batidos. El plátano es una de las frutas favoritas alrededor del mundo y una de las más consumidas. Sin embargo, y pese a que en muchas regiones del mundo como India es habitual comer la piel de una de las frutas más habituales en nuestra dieta, en Occidente nos hemos habituado a desecharla. Al parecer, es probable que hayamos estado tirando a la basura una de las mejores partes del plátano. ¿Sabes cuáles son sus beneficios?

¿Por qué deberíamos comer la piel del plátano?

SHUTTERSTOCK

ALTO CONTENIDO EN FIBRA

La piel del plátano contiene aún más fibra que la fruta en sí misma. Este componente se encarga de mejorar nuestra digestión y crear una sensación de saciedad durante más tiempo. Además, la fibra nos ayuda a disminuir el índice de colesterol y puede ayudarnos a prevenir enfermedades como la diabetes.

NOS AYUDA A DORMIR MEJOR

El plátano en sí -y también su piel- posee triptófano, un aminoácido capaz de ayudar a nuestro cuerpo en la producción natural de serotonina, la cual actúa en nuestro cuerpo como relajante. Ello, junto a la melatonina y el magnesio que también encontramos en la fruta, nos ayudará a conseguir un sueño más profundo.

ALTO CONTENIDO EN NUTRIENTES

El plátano es conocido por su gran aporte vitamínico, pero lo que muchos no saben es que la piel también está repleta de nutrientes como la vitamina B, capaz de aumentar nuestra vitalidad y aportar más energía; o la vitamina C, conocida por sus beneficios para mejorar nuestro sistema inmunológico y prevenir enfermedades. Además, la piel del plátano también contiene potasio y magnesio. Mientras el potasio -uno de los minerales más abundantes en nuestro cuerpo- ayuda a desempeñar correctamente muchas de nuestras funciones vitales, el magnesio tiene un lugar destacado en la producción de energía, así como en la regulación de la glucosa y la presión de nuestra sangre.

¿Por qué deberíamos comer la piel del plátano?

SHUTTERSTOCK

¿CÓMO COMER LA PIEL DEL PLÁTANO?

Si no sabes cómo incorporar la piel del plátano a tu recetario, aquí tienes algunas ideas.
1. En batidos. Es la forma más sencilla de añadir este nuevo ingrediente a tu dieta, especialmente si crees que la textura de la piel del plátano puede no ser agradable en tu paladar.
2. Frita. Otra manera es pasar la piel del plátano por la sartén o un wok. Mezclado con diferentes verduras se convertirá en un plato 100% saludable.
3. Hervida. El plátano -y su piel- pueden utilizarse para hacer una infusión. Simplemente tendrás que cocerlos y añadir alguna de tus especias favoritas, como la canela.
¿Por qué deberíamos comer la piel del plátano?

SHUTTERSTOCK

¡NO LO OLVIDES!

La piel del plátano tiene muchísimos beneficios. Sin embargo, no debemos olvidar que en día se utilizan numerosos pesticidas durante el cultivo de esta fruta. Por ello es conveniente comer la piel del plátano únicamente si antes se lava muy bien, o bien si se trata de plátanos orgánicos y, por tanto, libres de cualquier químico.