Hoy os traemos una idea DIY perfecta tanto para que nuestro escritorio sea un poquito más alegre como para hacer un pequeño regalo a quien queramos. Porque no hay nada mejor que un objeto común totalmente personalizado y diferente, seguro que más de una persona te preguntará dónde has conseguido estos lápices decorados. Además, es una manualidad perfecta para pasar una tarde divertida con los más pequeños de la casa y que saquen todo el arte que llevan dentro.

LÁPICES DECORADOS

MATERIALES

Lápices de madera

Témperas de colores

Pinceles

Rotulador permanente

PASO A PASO

1. Esta idea DIY es muy facilita, por lo que en unos pocos pasos la tendremos lista. Antes de ponernos a pintar los lápices hay que tener en cuenta que, si los que compramos tienen ya una capa de pintura, es probable que al pintarlos nosotros no se agarre el color con tanta facilidad. Por ello es preferible, en este caso, levantar o raspar la pintura teniendo cuidado con la ayuda de un cuchillo o cutter. Una vez lo hayamos hecho podemos utilizar una hoja de lija fina si se nos ha levantado alguna astilla de la madera y dejar así toda la superficie lisa.

2. Una vez lo tengamos listo es el momento de coger los pinceles. En este caso he conseguido los colores mezclando colores primarios con blanco hasta tener el tono que más me ha gustado. Lo mejor es dar una segunda capa una vez esté seco -las témperas no tardan demasiado en secarse- para que el color sea homogéneo.

3. Una vez este seca la segunda capa es el momento de dar rienda suelta a nuestra imaginación. Sin duda, lo mejor de esta idea es que podemos decorar nuestros lapiceros con los dibujos que más nos gusten. Para este DIY he usado un rotulador permanente de color plata, pero igualmente cada uno puede escoger el color que más le guste. Y, por último, si queréis hacer un pequeño regalo o dejarlos sobre el escritorio a modo decorativo, podéis atarlos con un poco de cordel.