Los hoteles en zonas paradisíacas de playa son una de las opciones más apetecibles en época de vacaciones. Palmeras, mar, sol, relajación… ¿a quién no le gusta la idea?. Sin embargo, en cuestión de alojamientos, hay quienes dan un paso más y ofrecen alternativas tan deseadas como excéntricas. Es el caso del Hotel Manta Resort, situado en Zanzíbar (África), que acaba de lanzar una alternativa consistente en una suite situada a cuatro metros bajo el mar.

habitacion-hotel-manta-resort

El hotel está situado en la isla de Pemba, una de las tres que forman el archipiélago de Zanzíbar. Se trata de una zona con gran atractivo turístico y frecuentemente visitada por parejas para unas vacaciones románticas y amantes de buceo, ya que las aguas cristalinas y la variedad de especies marinas la convierten en un destino perfecto para esta práctica.

Así que imagina una suite, rodeada por las aguas del océano Índico, desde la que puedes observar cómodamente a través de sus cuatro paredes de cristal toda la fauna marina. En el interior de las cabañas se encuentran las habitaciones, mientras que la superficie de esta estas plataformas acuáticas está equipada con un porche con sofás y una mesa en donde tomar el sol y relajarse durante el día.

habitacion-resort-manta-hotel-acuatico

El proyecto ha sido idea del artista de origen sueco Michael Genberg, quien en un primer momento quiso trasladarlo en el año 2000 al lago Mälaren (Estocolmo). Si bien es cierto, esta primera construcción era mucho más austera ya que las habitaciones únicamente constaban de dos camas y una mesa.

Como podéis imaginar, no se trata de un plan especialmente barato. Pasar una noche rodeado de la fauna marina tiene un coste a partir de 1.500 dólares (1.109 euros) para dos personas, la mitad si la suite es ocupada por un solo inquilino.

¿Qué os parecen este tipo de iniciativas turísticas? ¿Os gustaría pasar una noche durmiendo bajo el mar?