Durante los últimos días hemos visto unas cuantas ideas para hacer de estas unas Navidades más originales que nunca, ¡y seguimos aportando más!. Por ello, hoy os proponemos un DIY muy fácil para crear y decorar nuestras tarjetas navideñas de una manera diferente: con punto de cruz. Lo mejor es que podéis usarlas para diferentes ocasiones, como por ejemplo para adornar la cena de navidad con los nombres de cada comensal o bien como etiquetas para los regalos.

TARJETAS DE NAVIDAD EN PUNTO DE CRUZ

LO QUE NECESITAS

Cartulina blanca

Hilos de punto de cruz

Tijeras

Aguja

Punzón fino (opcional)

Pegamento con purpurina

Regla

PASO A PASO

En primer lugar diseñaremos nuestras tarjetas con el dibujo que más nos guste. Si pincháis aquí podéis descargaros el PDF con las plantillas de los dos dibujos que he usado. Sin embargo, si preferís hacer las vuestras propias, deberemos crear un rectángulo en una hoja de papel -¡no en la cartulina directamente!- de 9cm de alto por 7cm de ancho que dividiremos por la mitad. En una de las partes trazaremos líneas horizontales y verticales con una separación de 2mm. En este paso os podéis ayudar de la escuadra y el cartabón para ser más precisos.

Cuando ya tengamos toda la parte dividida en pequeños cuadrados es momento de pintar nuestra figura trazando las cruces que posteriormente coseremos en la cartulina, de modo que quede en el centro del rectángulo. Si usáis el PDF descargable este paso nos lo saltamos.

Ahora deberemos marcar los puntos del dibujo en la cartulina. En este paso podemos ayudarnos de un punzón fino o, si no tenemos, con la misma aguja de coser -con cuidado porque puede resbalarnos en los dedos-. De este modo, colocamos la cartulina debajo de nuestro dibujo y marcamos todas las esquinas de los cuadros coloreados. Para que posteriormente sea más fácil, podemos marcar también las esquinas de la tarjeta y los extremos de la mitad  por donde la doblaremos. Si cuando acabemos de marcar los puntos vemos que no tenemos agujeritos en la cartulina -solo las marcas- tendremos que marcarlos directamente en ella con una aguja para que a la hora de coser ésta entre y salga fácilmente.

Una vez hayamos terminado es hora de coser nuestro diseño. El procedimiento es el mismo que en una tela normal, teniendo eso sí precaución para no doblar mucho la cartulina.

Cuando finalicemos trazamos en la cartulina con un lápiz y sin presionar demasiado los bordes de la tarjeta y la línea por donde irá doblada. Si hemos marcado las esquinas como comenté en el paso 3 será mucho más rápido y no tendremos que volver a medir y dibujar las dimensiones de la tarjeta. Una vez lo tengamos cortamos con unas tijeras, eliminamos el lápiz con un borrador y las doblamos por la mitad.

En este momento tan solo nos queda decorar la tarjeta. Vamos distribuyendo el pegamento con purpurina por toda la mitad de la tarjeta en la que está el dibujo cosido y lo dejamos secar. Es importante que se reparta de manera uniforme porque si no pueden salir pequeñas ondas en la cartulina y no se quedará completamente lisa -si esto no pasa podemos dejarlas una vez secas un rato bajo un libro-.

¡Y acabadas!. Como veis se trata de una idea DIY muy fácil y que podemos variar como más queramos. ¿Te animas a hacerlas?