¿Cuántas veces hemos escuchado eso de que con la comida no se juega?. Probablemente más de las que nos hubiera gustado. Suerte que para cada problema hay una solución, y ésta viene de la mano del ilustrador y diseñador japonés Akihiro Mizuuchi, quien en su proyecto ha querido fusionar dos de sus grandes placeres: el chocolate y los juguetes LEGO. El resultado es tan sencillo como delicioso: piezas de LEGO fabricadas con chocolate y completamente comestibles.

lego-chocolate2

Para conseguir tal propósito, su autor ha creado moldes con la forma de las auténticas piezas LEGO, los cuales ha rellenado con chocolate puro, con leche, blanco y rosa previamente derretido. Y después de dejarlos enfriar… ¡voilà!, suculentos bloques listos para ser encajados unos con otros. Y si alguno de ellos sale defectuoso, tan fácil como devorarlo de un bocado.

lego-chocolate1

Eso sí, aunque parece que Mizuuchi no ha tenido demasiados problemas para ensartar unas piezas con otras y crear estas divertidas formas, no sabemos si para ello habrá tenido que utilizar alguna técnica -como el uso de pinzas o unirlos completamente congelados- para así evitar que se derritan.

lego-chocolate3

Sea como fuere, los fans de LEGO podrán estar contentos con este delicioso homenaje. Desafortunadamente, la mala noticia es que no podemos encontrarlo en grandes supermercados o tiendas de juguetes. Así que, por el momento, solo nos queda seguir soñando con, algún día, utilizar estas dulces piezas como perfecto argumento cuando alguien nos diga: “¡con la comida no se juega!”.