¿Cuántas veces habremos escuchado que es recomendable beber dos litros de agua al día? Con tanto ajetreo y el estrés que nos acompaña en el día a día, conseguir este objetivo resulta prácticamente indispensable hacernos con una botella de agua y convertirla en nuestra fiel compañera. Sin embargo, ¿no os ha ocurrido que al guardarla en el bolso o la mochila habéis tenido que jugar al Tetris para conseguir hacerle un hueco? Y es que, desde un punto de vista meramente práctico, encajar un cilindro en espacios rectangulares no es una tarea precisamente fácil. Para solucionar este pequeño inconveniente ha nacido Memobottle, una botella de agua inspirada en los diferentes formatos de las hojas de papel y que, además, cuenta con un componente ecológico.
memobottle-1
Los creadores de Memobottle, Jesse Leeworth y Jonathan Byrt, querían aportar granito de arena a favor del medioambiente. Por este motivo, ambos decidieron fabricar una botella de plástico reutilizable que, además, se adaptara perfectamente a la forma de los cada vez más habituales maletines para el ordenador, mochilas y bandoleras. Fruto de su trabajo nació una botella rectangular donde la funcionalidad es tan importante como el diseño. Y es que además de su formato extrafino, Memobottle es capaz de conservar el frío y puede lavarse en el lavavajillas.
memobottle-2
De este proyecto, que vio la luz por primera vez en 2014 a través de una exitosa campaña en Kickstarter, salieron dos diseños diferentes y unisex de Memobottle, los cuales se pueden adquirirse a través de su página web: el primero de ellos es el A5, con una capacidad de 750 mililitros y un precio de unos 22 euros al cambio; el A6, por otro lado, ocupa la mitad -375 mililitros- y tiene un coste de 20 euros. El tamaño de cada una estas botellas, como podéis intuir, es el mismo que el ocupan estos formatos de papel. Si de algo estamos seguros, es que en un entorno en el que en el año 2050 habrá más botellas de plástico que peces en el mar, ideas como Memobottle son una apuesta segura -y que además nos encanta- para conservar el medio ambiente.