Con la llegada de diciembre podemos afirmar que ya estamos inmersos en pleno período navideño. Es tiempo de celebrar una de las épocas del año más alegres y deseadas, así como una de las que más tradiciones llevan a sus espaldas. Y precisamente una de éstas últimas, que actualmente podemos encontrar en cualquier parte del mundo, es la colocación de mercadillos navideños. Una antigua tradición de origen alemán que surgió para dar cobijo y un lugar en donde sus habitantes pudieran evitar el frío del invierno y que con el paso del tiempo se ha transformado en un símbolo más de la celebración de la Navidad y que se ha extendido por todos los rincones del planeta. ¿Quieres saber cuáles son algunos de estos mercados navideños más espectaculares?.

Vía: Flickr - Andreia

1. Winter Wonderland (Londres). En medio del mismo Hyde Park cada año se celebra este mercado navideño de estilo alemán en el que sus visitantes se sumergen de lleno en la magia de estas fechas. A las más de 200 casetas de madera en donde comprar souvenirs y tachar así algunos de nuestros regalos pendientes, también se suman numerosos puestos de comida en donde tomar una deliciosa bebida caliente que combata el frío de la época. Pero ahí no acaba todo, ya que hay mucho más espacio para la diversión con más 40 atracciones para niños y adultos -entre las que se encuentran una noria gigante y un circo-, así como la pista de patinaje sobre hielo más grande de Reino Unido.

Vía: Visit Denmark

2. Tivoli Gardens (Copenhague). Aunque en la ciudad de Copenhague se puede disfrutar de variados y diferentes mercados de Navidad, uno de los más encantadores y visitados es el que se ubica en Tivoli, uno de los parques de atracciones con más antigüedad en todo el mundo. Durante algo más de mes y medio, el parque abre sus puertas convertido en un auténtico paraíso para los amantes de estas fechas: casetas  donde comprar regalos, comidas y bebidas típicas de la época; atracciones de feria y espectáculos para todas las edades; y por supuesto una gran pista de hielo son algunas de las actividades con las que habitantes de la zona y turistas disfrutan. Y todo ello, eso sí, ambientado con una decoración completamente navideña.

Vía: Flickr - Richard Barret-Small

3. Mercado de Navidad en Brujas (Bélgica). Esta ciudad conocida como ‘la Venecia del norte’ es una de las más encantadoras en Europa, y más aún si se visita en periodo navideño. Es en su casco histórico, y a lo largo de sus calles empedradas, donde tiene lugar uno de los mercados de Navidad que hará las delicias de los fanáticos del dulce, ya que es de sobra conocida la magnífica reputación del chocolate belga. A estas delicias culinarias se suma un ambiente totalmente festivo, con calles iluminadas y vestidas para la ocasión. En la plaza principal, rodeados de pequeñas tiendas y puestos de comida, sus visitantes pueden disfrutar de la pista de hielo en la que ésta se transforma durante poco más de un mes o, si lo prefieren, admirar el festival de esculturas de hielo.

Vía: Flickr - visitBerlin

4. Kaiser Wilhelm (Berlín). Si hay una ciudad europea por excelencia que encarne el espíritu navideño, esa podría ser perfectamente Berlín. Conocida como la capital de los mercados tradicionales de Navidad, en sus calles podemos encontrar más de 50 diferentes. Pero uno de los que más visitantes consigue atraer año tras año es el situado alrededor de la iglesia de Kaiser Wilhelm -en español, iglesia del Recuerdo-. En él, el más grande todos los mercadillos de la ciudad, la gastronomía alemana se abre un hueco entre los numerosos puestos callejeros que venden todo tipo de artículos. Todo ello bajo la figura de un magnífico abeto de más de 20 metros de altura, encargado cada año de presidir una de las fiestas más célebres a nivel mundial.

Vía: Wikimedia - Thomas2006

5. Christkindlmärkte (Viena). La Navidad es una de las épocas favoritas de los austriacos, así que los mercadillos navideños son auténticos protagonistas en estas fechas, así como centro de reuniones. A lo largo de todo el país se pueden encontrar innumerables, pero es en la capital donde se ubica uno de los más espectaculares y bellos de toda Europa. Situado en la Rathausplatz de Viena, la misma plaza del Ayuntamiento, sus visitantes se sumergen de lleno en el espíritu navideño a través de sus puestos de artesanía, la espectacular decoración, el olor a dulce y a castañas asadas.

mercado-navidad-praga

6. Staromestké námestí (Praga). La Plaza de la Ciudad Vieja de Praga es el epicentro navideño por excelencia. Y, a pesar de que paseando por sus calles podemos encontrar numerosos mercadillos en esta época del año, sin duda es este lugar donde se emplaza el mayor de todos ellos. Entre sus puestos, en los que se pueden adquirir desde juguetes hasta productos artesano y joyas, se puede palpar la tradición checa y sumergirse por completo en ella. Todo ello, como no podía ser de otra forma, adornado con un majestuoso árbol de Navidad que cada año llega desde las montañas de Krkonose y al que no le faltan turistas haciendo cola para conseguir una foto que refleje el espíritu de la ciudad.

Vía: Flickr - Thomas

7. Striezelmarkt (Dresde). El mercadillo de Navidad con más antigüedad en Alemania data de 1434. Seis siglos de tradición que lo han convertido el más famoso de toda la ciudad. A lo largo de un kilómetro y partiendo desde la plaza de Altmarkt, los visitantes se pueden perder cómodamente entre los puestos tradicionales llenos de deliciosos productos típicos de la zona, uno de sus mayores atractivos. Ejemplo de estos es el stollen, dulce originario de Dresde. Pero no es el único elemento que hace de éste un mercado diferente: un castillo hecho de madera para que los niños se lo pasen en grande o la gran pirámide de 14 metros de altura son otros dos de sus grandes atractivos.

mercado-navidad-shanghai

8. Shanghai’s German Christmas Market (Shanghai). A las orillas del río Xuhui, y durante casi un mes, la tradición europea comparte un hueco con la cultura china a través de este mercado de Navidad de estilo alemán. Casetas de madera donde degustar la gastronomía procedente de diferentes partes del mundo y encontrar objetos artesanales son el principal atractivo de este mercadillo.

mercado-navidad-gotemburgo

9. Liseberg (Gotemburgo). Con la llegada del mes de diciembre, la ciudad de Gotemburgo se transforma en la capital de la Navidad con decoraciones, luces y puestos repartidos por muchas de sus calles. De entre todos ellos, el más espectacular y grande en dimensiones -aunque muchos dirían no el más auténtico- es el mercado de Liseberg, ubicado en el interior del parque de atracciones que lleva su mismo nombre. Todos aquellos que se animan a recorrerlo encuentran numerosas casetas con artesanía y comida típica de la época, así como otras atracciones como una gran pista de patinaje o un bar de hielo. Los más de cinco millones de bombillas se encargan de que este entorno sea, si cabe, aún más mágico.

mercado-navidad-kaysersberg

10. Mercado de Kaysersberg (Alsacia). Para este pequeño pueblo francés de tan solo 3.000 habitantes el mercado de Navidad es el evento más esperado -y celebrado- del año. Lo que realmente lo hace diferente del resto es el hecho de que se trata de un pueblo medieval, de modo que pasear entre sus puestos llenos de productos artesanos y gastronomía de la zona harán que revivamos la Navidad desde una época totalmente diferente.

Vía: Wikimedia Commons

11. Mercadillo de la Plaza Mayor (Madrid). En pleno centro castizo de la capital y al lado de la Puerta del Sol, cada año tiene lugar el mercado de Navidad. Centro de reunión navideño, es visitado por centenares de personas en busca de adornos para decorar el Belén o el árbol navideño, así como artilugios de broma. Sin duda, dar un paseo este mercado se ha convertido en un tradición, así como concluir la visita con la degustación de un buen chocolate con churros o un bocadillo de calamares en algunos de los bares más típicos de la ciudad.

Vía: Fira de Santa Llúcia

12. Fira de Santa Llúcia (Barcelona). Con más de 200 años de historia, esta feria se ha convertido en una auténtica tradición en la Ciudad Condal. Durante algo menos de un mes, la Avenida de la Catedral se llena de casetas que se agrupan por diferentes sectores artesanales. En ellas encontramos desde árboles de Navidad hasta elementos para decorar pesebres, pasando por instrumentos musicales típicos como panderetas y zambombas. Especial mención merecen las exposiciones de pesebres que se pueden admirar por la ciudad.

Vía: Dublin Dockland’s Christmas Festival

13. The Docklands Christmas Festival (Dublín). A pesar de que es uno de los más recientes mercados de Navidad, el de Dublín ha conseguido colarse desde que se celebrara por primera vez hace ocho años entre uno de los más espectaculares. Situado en George’s Dock, el casi centenar de puestos que lo forman sirven de lugar de reunión para habitantes y diversión turística, así como las atracciones de feria y los productos gastronómicos de la época que allí se pueden encontrar.

Vía: Mercatino di Natale

14. Mercatini di Natale (Trento). En la Piazza della Fiera y a lo largo de las murallas de Trento tiene lugar, según se aproximan las fechas navideñas, uno de los mercados más visitados en el país. Una ocasión que aprovechan tanto autóctonos como turistas para adquirir algunos presentes de Navidad y degustar algunos de los productos típicos de la zona como el Strudel o el Vin Brulé.

Vía: Flickr - Tim Venchus

15. Mercado de Barfüsserplatz (Basilea). Uno de los mercados de Navidad más grandes de Suiza es el que se encuentra en la ciudad de Basilea, razón por la que se ha convertido en la atracción más popular durante este período del año. Además de numerosas actividades enfocadas a toda la familia, entre sus puestos se puede encontrar prácticamente de todo. Y si estás planeando visitar la ciudad, cerca se sitúa la famosa tienda de juguetes Johann Wanner Weihnachtshaus, entre cuya fiel se clientela se encuentra la Casa Blanca y la familia real de Mónaco.

Vía: Toronto Christmas Market

16. Toronto Christmas Market (Toronto). En este caso, la magia de los mercados navideños europeos se traslada al otro lado del charco. Tal y como ocurre cada año y durante tres semanas, el Distillery Historic District de Toronto se pone sus mejores galas para recibir la Navidad a través del que está considerado uno de los mejores mercados del mundo. Sin duda una visita imprescindible para los apasionados del espíritu navideño.

Vía: Tallinna Jõuluturg

17. Mercado de Navidad de Tallín (Tallín). Visitar este mercado navideño es sumergirse en lo que bien podría describirse como un cuento de hadas lleno de magia. En la Plaza del Ayuntamiento, Santa Claus y sus renos atraen a cientos de visitantes -y especialmente niños-, a los pies de un gigante y espectacular árbol de Navidad. Numerosos puestos se sitúan en fila alrededor, en los que se ofrecen productos artesanales y gastronómicos locales.

mercado-navidad-estrasburgo

18. Christkindelsmärik (Estrasburgo). Una de las joyas de la corona. El mercado de Navidad más antiguo del mundo, cuya primera edición tuvo lugar en 1570, se encuentra en la ciudad que se denomina a sí misma como ‘La capital de la Navidad’. Más de dos millones de personas visitan cada año las cerca de 300 casetas que lo componen y se dejan llevar por la magia que desprende, en especial, cuando cae la noche y todas sus calles se iluminan.

Vía - Flickr: jmm

19. Union Square Holiday Market (Nueva York). No podíamos dejar de lado uno de los mercados navideños más famosos de la Gran Manzana, una de las ciudades con más atractivo para visitar en estas fechas. El espíritu festivo se hace notar a lo largo de los pasillos llenos de puestos con productos gastronómicos y artesanales llenos de originalidad. En definitiva, una tradición que cuenta ya con más de 20 años de antigüedad y que congrega cada Navidad tanto a turistas como a los habitantes de la ciudad.

Vía: Flickr - Nenyaki

20. Skansens Julmarknad (Estocolmo). Si la capital de Suecia ya tiene un encanto especial por sí misma, con la llegada de la época navideña éste se acentúa. Son numerosos los mercados que se encuentran por sus calles, pero éste es especial por ser el que más historia tiene a sus espaldas. Ubicado en un museo al aire libre, en sus puestos no solo podremos adquirir regalos artesanales, sino que además sus visitantes podrán empaparse de la cultura con actividades como la fabricación de velas.

Sin lugar a dudas hay muchísimos más mercados de Navidad alrededor del mundo, ¿cuáles son vuestros preferidos?.