Fueron protagonistas en durante la primera década del siglo XIX y un elemento fundamental en la transición entre los antiguos móviles-ladrillo y los teléfonos de última generación. Los móviles con tapa o flip phones quedaron relegados de manera irremediable, con la llegada del iPhone y demás smartphones, al mercado de la obsolescencia. O quizá no, porque hace unos días Motorola anunciaba el posible regreso del modelo Razr, uno de sus dispositivos más icónicos.

En un vídeo publicado en su canal de YouTube, y bajo el título ‘Moto 06.09.16’, la compañía de origen estadounidense recrea la vida en un instituto allá por los primeros años del 2000 mientras hace un guiño continuo a uno de sus móviles más vendidos: el Motorola Razr.

Lo cierto es que que Motorola no es la primera multinacional que se atreve a revivir uno de los viejos clásicos tecnológicos. LG o Samsung decidieron anunciar hace ya algún tiempo una nueva línea de móviles con tapa, aunque especialmente enfocada al usuario coreano.

FOTO: TWITTER @COXEYLOXEY

FOTO: TWITTER @COXEYLOXEY

LOS MÓVILES CON TAPA SIGUEN SIENDO ‘COOL’

Desde hace algún tiempo se habla de este revival. Un regreso al que ya se han sumado numerosas celebrities, empresarios y conocidos personajes del mundo de la moda. En 2014 la mismísima editora de Vogue, Anna Wintour, fue vista con uno de estos modelos de la mano. Pero no es la única que parece interesada en devolver todo su esplendor al flip phone. Se dice que la actriz Kate Beckinsale se resiste a deshacerse de su antiguo móvil con tapa y otra conocida intérprete, Scarlett Johansson, regresó a este modelo tras filtrarse sus fotos desnuda. La lista se completa con artistas como Iggy Pop -incluso ha llamado a su móvil Rugby por ser prácticamente indestructible- o el exitoso inversor Warren Buffet.

Por el momento, solo podemos esperar a que el próximo 6 de junio la compañía anuncie si sus novedades tienen algo que ver con el regreso de su mítico diseño y si, tal y como se rumorea, estamos ante el regreso de la tecnología de principios de siglo. Y es que si el 2016 ha supuesto una vuelta a las tendencias de moda que imperaron en los años 90, el plano tecnológico parece que no quedará inmune a la recuperación de la estética retro que no acompañó en su día.