Uno de los mayores inconvenientes de los smartphones es, probablemente, la duración de su batería. ¿Cuántas veces nos hemos quedado ‘tirados’, tecnológicamente hablando, porque nuestro móvil haya muerto?. Pero entonces llegaron los cargadores portátiles para salvarnos de más de un apuro. Y es en todo este auge donde entra en juego Velvetwire, la empresa estadounidense que ha conseguido lanzar al mercado Powerslayer, el primer cargador portátil para móviles inteligente que, además, nos ayudará a ahorrar energía.

Powerslayer funciona como un cargador convencional, con la ventaja añadida de ofrecer información en todo momento sobre la carga de nuestros móvilestablets a través de una app. Además, ofrece dos modos diferentes de carga: rápida, la cual consume más energía pero tardará menos en recargar la batería; y en segundo lugar la opción eficiente, más lenta pero con la ventaja de que mejora la vida del smartphone. Y cuando el dispositivo está cargado, Powerslayer se desconectará automáticamente para así contribuir un poco más a la tarea común que supone el ahorro de energía.

powerslayer-5

Otra de las características más interesantes que ofrece es la posibilidad de ajustar un porcentaje de carga en el momento de revivir a nuestro dispositivo. De este modo, nuestro teléfono móvil se cargará lo más rápido posible hasta llegar a la cifra introducida y tendremos batería suficiente para no quedarnos desconectados.

powerslayer-1

Powerslayer es compatible con cualquier dispositivo, si bien el cable USB que se comercializa junto el cargador portátil está pensado para sistemas Android o Apple. De hecho, este es uno de los primeros gadgets que permite la integración con HomeKit de Apple, sistema por el cual podrán controlarse todos los accesorios y aparatos de casa desde cualquier producto de la compañía de la manzana.

powerslayer-4

Tras la campaña de promoción en la plataforma de crowdfunding Kickstarter que culminó con éxito en diciembre del pasado 2013, Velvetwire ya ha puesto a la venta el kit Powerslayer a un precio de 79 dólares (aproximadamente 63 euros), el cual contiene el propio cargador, el cable USB y un funda para transportarlo.