La tecnología digital ocupa, cada día, un espacio mayor en nuestras vidas. Dejamos atrás al cassette para adoptar con los brazos abiertos a los CD’s, mientras que a los pocos años arrinconamos al disco compacto para reemplazarlo por reproductores digitales y en la nube. ¿Y si os decimos que existe una empresa que pretende hacer el proceso inverso?. Utilizar lo digital y traerlo de vuelta a un soporte físico es el reto que tiene por delante Qleek, un nuevo sistema de reproducción formado por hexágonos de madera que almacenan todo nuestro catálogo de música, vídeos, imágenes y documentos.

qleek-3

Qleek se estructura en dos elementos fundamentales. El primero de ellos es una base fabricada en madera, la cual actúa como lector del contenido y se conecta a través de Internet al dispositivo reproductor que escojamos -como una televisión-.

qleek-4

Por otro lado están los hexágonos de madera que ya hemos citado, llamados ‘tapps’, y en donde introducimos todos nuestros archivos. Estos pueden ser personalizados en su parte delantera con nuestras imágenes favoritas, como las antiguas carátulas de las cintas o los CD’s.

qleek-1

Está claro que sus creadores -Johanna, Ismail y Pierre- son unos auténticos amantes de lo material, de lo que podemos tocar. Pero, al mismo tiempo, también pretenden ofrecer una experiencia que ponga en contacto el mundo digital y el físico. Así, basándonos en que se trata de un producto cuya idea es la de ‘colocar y reproducir’, podemos decir que han logrado su propósito a través -además- de un producto lleno de diseño y detalles cuidados.

Si continuamos mirando a la realidad física en la que vivimos y la comparamos con Qleek, encontraremos un tercer elemento que forma parte de este sistema de reproducción. Y es que si el libro necesita de una estantería, para las ‘tapps’ no podía ser diferente. Es éste el motivo por el que los chicos de Ozenge han ideado un panel imantado y que, colgado a la pared, será el expositor perfecto para almacenar y tener a mano todo nuestro catálogo cultural.

qleek-2

De momento Qleek aún es un prototipo, aunque se espera que pueda comenzar a adquirirse a finales de 2014 por un precio que rondará los 200 euros. Si bien es cierto que la tecnología digital ha llegado para quedarse y que cada día son nuevos los avances que conocemos y experimentamos al respecto, también existe un gran número de nostálgicos de la época del papel, del vinilo o del cassette. Así que si éste último es tu caso, quizá esta es una de las soluciones para tener todo tu mundo digital al alcance de la mano.