Si los libros de colorear para adultos son el nuevo hobby de moda y el lienzo perfecto para dar rienda suelta a nuestra imaginación, los lápices y rotuladores se han convertido en los nuevos pinceles. Y nunca mejor dicho, ya que los rotuladores Chameleon, haciendo honor a su nombre, son capaces de ofrecer varias tonalidades sin tener que cambiar de color. ¿Increíble? Sí, pero también cierto. Solo tienes que echar un vistazo a este vídeo.
Pintar con lápices tiene una clara ventaja frente al rotulador: la posibilidad de crear diferentes efectos con un solo lapicero, así como poder jugar con las luces y las sombras. Eso mismo es lo que pretenden ofrecer los rotuladores permanentes Chameleon, capaces de ofrecer un degradado de color compuesto por hasta 10 intensidades diferentes.
chameleon-rotuladores1
Su funcionamiento es muy sencillo. Cada rotulador Chameleon contiene dos puntas, una de pincel -para trazos más gruesos- y otra de precisión, así como un mezclador. Cuando éste se sitúa sobre cualquiera de las dos puntas, surge la magia. Al poner el rotulador sobre el papel y comenzar a colorear, la tonalidad irá cambiando desde el blanco hasta el color original de dicho rotulador.
Una de las principales ventajas de estos rotuladores es que prácticamente cualquiera de sus piezas se puede reponer -las puntas, la tinta e incluso el mezclador-. El pack completo de rotuladores Chameleon está compuesto por 20 colores diferentes -lo que se traduce en un total de 200 tonalidades-, aunque también se venden por separado y en packs de cinco. Sin lugar a duda, lo que está claro es que estos rotuladores son una alternativa para crear increíbles efectos tanto para aquellos que se inicien en el arte de colorear, como para los que busquen aplicar nuevas técnicas en sus ilustraciones favoritas.