Sí, solo queda un mes para San Valentín y poco a poco se va desplegando toda la inmensa campaña que, como es costumbre, acompaña al día más romántico del año. Si sois de los que ya estáis pensando en el menú de ese día, os proponemos este postre de mini tartas con forma de corazón que seguro será un modo de tener un bonito detalle con vuestra pareja.

MINI TARTAS DE CORAZÓN CON MERMELADA

INGREDIENTES

1 Paquete de masa quebrada

Mermelada al gusto (en este caso he usado de cereza)

Molde en forma de corazón

1 Huevo

Azúcar

PASOS A SEGUIR

Extendemos la masa quebrada sobre una superficie lisa y, con nuestro molde en forma de corazón, comenzamos a hacer las formas. Deberá salirnos un número par, ya que posteriormente iremos uniendo los corazones en parejas. En cuanto al tamaño del molde, yo he usado en este caso uno que tiene aproximadamente 7 centímetros de ancho.

Una vez tengamos todos los corazones pondremos en la mitad de ellos un poco de mermelada. En este caso he utilizado una con sabor a cereza, pero podéis usar la que más os guste. La pondremos en el centro, dejando espacio suficiente en los bordes para que al cerrar los corazones no se nos salga demasiado por los lados.

Ahora cogeremos las mitades que tengamos libres y las colocamos con cuidado sobre las otras con la mermelada. Con las puntas de un tenedor vamos presionando alrededor para cerrar nuestros corazones. Batimos un huevo y los pintamos para que una vez estén en el horno adquieran un tono más dorado y brillante. Por último, los vamos colocando en una bandeja de horno y esparcimos un poco de azúcar sobre ellos.

Metemos al horno a 200º durante unos 15 minutos. Cuando veamos que están dorados los sacamos y dejamos enfriar. ¡Listos para comer!