Cuando, navegando por la red, encontré el Hotel Pantone, me propuse encontrar alojamientos para viajeros originales y fuera de lo común. Y eso es precisamente lo que es Sleeping Around, un hotel de lujo y en constante movimiento para viajeros incansables construido a partir de viejos contenedores abandonados. Si buscas una experiencia turística diferente sigue leyendo porque, como poco, te encantará.

La idea surgió cuando un joven grupo de arquitectos decidió darle una segunda vida a un conjunto de contenedores abandonados en el puerto de Amberes (Bélgica), ya que devolverlos a China, su país de origen, resultaba en términos económicos demasiado caro. El resultado no puede ser mejor: un hotel sobre ruedas en donde ha primado el diseño sostenible a la par que la comodidad.

sleeping_aroun_hotel_ruedas

A pesar del espacio limitado que supone estar entre cuatro paredes de acero -el espacio de cada una de los contenedores es de unos seis metros cuadrados-, cada una de las cuatro habitaciones que conforman este hotel poseen todo lo necesario para facilitar una estancia agradable y tranquila: camas cómodas y de calidad, cuarto de baño con ducha, aire acondicionado y calefacción e incluso altavoces para conectar tu iPod y relajarte escuchando tu música favorita.

hotel-sleeping-around

El hotel posee además dos contenedores extra de uso comunitario entre los huéspedes. Uno de ellos hace las funciones de sala común y es en donde se sirven los desayunos y otros servicios a lo largo del día para que, por ejemplo, disfrutes de las vistas al atardecer mientras tomas una copa de vino. El segundo contenedor es una sauna que te ofrecerá el punto de relajación y descanso en tu viaje.

Lo más curioso de todo es que, como os contaba al comienzo, se trata de un hotel sobre ruedas. Es por ello por lo que cada cierto tiempo cambia de ubicación y, por tanto, de domicilio. Actualmente se encuentra en Amberes, ¡pero en cualquier momento puede cambiar!. Si quieres seguir su rumbo, puedes hacerlo desde su página oficial.

habitacion-sleeping-around-hotel

A pesar de todo, hemos de decir que la estancia en él es de todo menos barata. Vivir la experiencia de dormir durante una noche en un hotel-contenedor nos costará en torno a 150 euros la habitación. Pero si, como sus creadores afirman, queréis vivir una experiencia pura y auténtica que combine a partes iguales comodidad y aventura, seguro que merecerá la pena.

¿Qué te parece esta curiosa iniciativa? ¿Dónde te gustaría que estuviera situado el próximo destino de Sleeping Around?