¿Cuántos lápices habremos desechado una vez eran demasiado pequeños para seguir escribiendo?. Hoy os enseñamos una iniciativa que, además de ser de lo más original, también es ecológica. Se trata de Sprout, el lapicero que se convierte en planta. Sí, como lo lees, porque en su parte superior contiene una cápsula con semillas de modo que, cuando no podamos seguir utilizándolo, podamos plantarlo y darle una segunda vida.

Está fabricado con materiales ecológicos y no tóxicos, ya que la mina se compone de grafito y arcilla. Además, el lápiz en sí está hecho con madera de cedro proveniente de cultivos ecológicamente sostenibles. Cada ejemplar de Sprout contiene una cápsula con las semillas correspondientes a una de las siete variedades de hierbas aromáticas que podremos cultivar: albahaca, cilantro, eneldo, menta, romero, salvia y tomillo.

Cuando hayamos gastado el lápiz, lo plantamos en una maceta enterrando la cápsula y lo regamos. A los pocos días, podremos ver como Sprout comienza a crecer y tendremos una hermosa planta. Cada hierba aromática posee su propio libro de instruccionestambién lo podemos ver en su página web– para saber cómo tenemos que cuidar las semillas una vez estén bajo tierra y el tiempo aproximado que tardan en germinar, incrementando las posibilidades de que nuestra planta crezca con éxito.

sprout-como-funciona

Que levante la mano quien nunca haya tenido esa manía, vicio o tentación -llamémoslo como queramos- de morder la parte superior de los bolígrafos y los lapiceros. Esa es otra de las ventajas de Sprout, ya que si no queremos echar a perder nuestros futuros cultivos tendremos que resistirnos a caer en la tentación puesto que la cápsula se degrada al contacto con líquidos.

sprout-lapiz-planta

Tras lanzar el proyecto en la plataforma de crowfunding Kickstarter, actualmente podemos adquirir un pack compuesto por ocho de estos lápices a través de Amazon al precio de 19,95 dólares (14,77 euros).

No hay duda de que es una iniciativa de 10 perfecta para mayores pero también para que los más pequeños comiencen a adquirir conciencia del medio ambiente y puedan tener y cuidar sus propias plantas. ¿Qué os parece?