Es una de las recetas más populares del Medio Oriente y un plato de lo más versátil. Sí, os estoy hablando del hummus, una receta facilísima de preparar -¡además de barata!- y que nos puede servir para presentar como ensalada, aperitivo, en un bocata… En Internet podemos encontrar muchísimas variedades, aunque esta os aseguro que, ¡está de muerte!.

HUMMUS

INGREDIENTES

250 gr. de garbanzos cocidos

2 Ajos

Zumo de un limón

Comino en polvo

Pimentón

Sal

Pimienta

Aceite de oliva

PASO A PASO

En un recipiente alto echamos en primer lugar los garbanzos cocidos. Si no queréis tener que cocerlos, se pueden aprovechar los que hayan sobrado de un cocido o utilizar un bote de garbanzos de los que ya vienen cocidos.

Incorporamos los ajos pelados, el zumo de un limón, la punta de una cuchara de café de comino -aunque podéis variar la cantidad según os guste que sepa más o menos a esta especia-, sal y pimienta al gusto y tres cucharadas de aceite de oliva.

Por último, solo tenemos que pasar la batidora hasta que obtengamos una pasta homogénea. ¡Y ya tenemos nuestro hummus!. Antes de servirlo, podemos reservarlo el frigorífico para que coja frío, aunque a temperatura ambiente también está riquísimo.

Para servir el hummus colocamos la pasta en una fuente preferiblemente llana y añadimos por encima un poco de pimentón dulce, las aceitunas negras y una cucharada de aceite para adornar nuestro plato. Lo ideal es acompañarlo de pan de pita, pero os sabrá igual de bueno con pan bien crujiente e incluso con colines.